JOAQUÍN CAPARRÓS CAMINO , SEVILLISTA

El pasado 31 de agosto se hizo efectiva la unión de las dos peñas Sevillistas de Utrera en una sola, con el firme propósito de aunar los esfuerzos de todos los Sevillistas de esta población para hacer de esta “nueva” peña, una mas grande, mas unida y con el prestigio, solera e importancia que una ciudad como Utrera y un equipo como el Sevilla merecen.

Al acto acudió, como no podía ser de otra forma su titular, Don Joaquín Caparrós Camino, Utrerano que lleva el nombre de Utrera por todos los rincones de España y de Europa.

 

Aún recuerdo el momento de su marcha del Sevilla, yo y casi todos los Sevillistas, y quien no mantiene en su retina la imagen de su despedida en rueda de prensa?.

 

Así, con esta cara de tristeza y de sentir que se marchaba de su casa se fue, pero no solo él se sintió así, he recuperado un artículo que Fátima Zulategui escribió antes de está rueda de prensa de despedida y que me ha parecido oportuno traerlo hoy aqui:

 

30 días…
Aun eres nuestro, hasta dentro de 30 días, 720 horas, 43200 minutos y 2592000 segundos eres mío, eres suyo, eres nuestro. Y lo seguirás siendo si tú quieres. En ti está el querer o no querer, el irte o quedarte, el seguir soñando o despertar del sueño en el que me has metido la primera…
En ti está y en nadie más. Yo quiero que te quedes. Eres mi mister, eres el 50% de mi alma sevillista, eres mi espejo, el que me hace pensar que sí que es posible, el que me ha hecho ser más sevillista aún, el que ha despertado el espíritu de mi padre a soñar, el que ha conseguido llenos en la fábrica de sueños, fábrica donde tú eres mi director.
El que con más corazón que cabeza ha hecho levantar a una afición. No sé si la gente olvidará, pero yo no. Yo no olvido, nunca. Has hecho algo precioso, has hecho algo más que poner a un equipo donde debe estar, has dado pan para seguir comiendo y yo no quiero dejar de comer de tu mano. Manos, en las que casi no quedan uñas de los nervios, esas manos que expresan lo inexpresable, esas manos llenas de amor por mi equipo. Yo no quiero cambiar esas manos por unas nuevas, vacías de sentimientos, manos desconocidas…manos que no son las de mi mister. Quédate…quédate…quédate…
Yo también tengo la sangre roja, Caparrós.
Quédate
.

 

Es un sentimiento que compartian y comparten muchos Sevillistas, no se puede olvidar lo que hizo por el Sevilla, por el Sevillismo él, otro Sevillista.